Acceder al contenido Menú secundario

Desde 1821
Sala Blas Cabrera Felipe
IES Canarias Cabrera Pinto

Proporcionado por Google

Museo virtual

Con la restauración del Claustro del edificio histórico donde se asienta el Instituto Canarias Cabrera Pinto desde el año 1846, se inicia la preparación de un espacio para exponer los fondos científicos recuperados y restaurados desde 1985 y que corresponden a las sucesivas donaciones y dotaciones que diversos medios públicos y privados han hecho al Centro.

El 10 de junio de 2002 se inaugura la sala dedicada a Instrumentos Científicos junto a la de Historia Natural, dentro del homenaje tributado por la ciudad de La Laguna a Blas Cabrera Felipe.

Vista general de la Sala de Exposición Blas Cabrera Felipe

Hay que resaltar que, gracias a la iniciativa y al esfuerzo de las personas que nos antecedieron en las labores docentes, es posible visitar y admirar las distintas vitrinas que contienen valiosos instrumentos ilustrativos de la evolución del conocimiento científico desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XX.

Desde las primeras donaciones al Instituto, heredadas de la Universidad de San Fernando, primera institución universitaria canaria, pasando por el Gabinete de Física, Laboratorio de Química y Sala de Máquinas, esta representación de piezas recuperadas, alcanza su mayor nivel con las dotaciones del primer cuarto del siglo XX.

Las piezas expuestas se agrupan en diversas vitrinas que intentan, dentro de lo posible, representar una parte determinada de la Física y la Química.

Heliógrafo de Campbell-Stokes

La vitrina dedicada a la Meteorología contiene diversos aparatos utilizados para medir las magnitudes relacionadas con ellas y que permiten a los especialistas predecir el tiempo. En este sentido hay que destacar que en el Instituto está instalada una estación meteorológica desde hace más de 100 años.

Los restos de la primera se encuentran en el Claustro, muy cerca de la pila y medio escondida entre las camelias. La actual se encuentra en la azotea del edificio nuevo del Centro y en ella se miden, todas las semanas, la precipitación y la variación de la temperatura.

La óptica está representada por numerosos aparatos de los que cabe destacar "la linterna mágica", una cámara oscura provista de dos lentes convergentes y una lámpara de petróleo que sirve para proyectar transparencias sobre una pantalla, consiguiendo una gran ampliación de la imagen. El "microscopio compuesto" fabricado en los talleres de la casa francesa "Les Fils D´Émile Deyrolle". Hay que señalar que muchos de los aparatos expuestos en los museos son de procedencia francesa, lo que nos indica la importancia de la tecnología de ese país a principios del siglo XX. El "aparato de Nüremberg" que se utilizaba para polarizar la luz. El "aparato de Silberman" para comprobar las leyes de la reflexión y la refracción de la luz.

Linterna de proyección
Aparato de Silbermann

Desde un punto de vista científico el conocimiento de la luz ha sido objeto de controversia en los últimos 300 años en el seno de la ciencia desde las propuestas divergentes que sostuvieron Newton y Huygens sobre si esta se propagaba en forma de corpúsculos o de ondas, hasta las ideas de Einstein con las que se acepta la doble naturaleza, corpuscular y ondulatoria de la luz.

En un lugar destacado podemos contemplar la presencia de D. Blas Cabrera Felipe, alumno de este centro, uno de los más ilustres físicos que haya existido en España, llamado a ser premio Nobel si una guerra y la intransigencia de los vencedores de esa contienda no se hubiera interpuesto en su camino.

Retrato de Blas Cabrera. Juan Francés, 1936
Máquina eléctrica de Ramsden

La electricidad está ampliamente representada en el museo, no en vano era la ciencia con más desarrollo en la segunda mitad del siglo XIX. La pieza de mayor tamaño de todo el museo es la "Máquina eléctrica de Ramsden", construida por Mr. Pixü en París, a principios del siglo XIX. Se piensa que llegó a la Isla en 1817 y pertenecía a la antigua sala de máquinas de la Universidad Literaria de San Fernando.

Numerosos aparatos de los albores de la electricidad están representados en el Museo, tales como la "Pila de Volta", la "Rueda de Barlow", el "Huevo Eléctrico", el "Condensador de Æpinus", el "Electrómero de Æpinus", la "Botella de Leyden", etc.

Merece especial atención el conjunto de piezas que forman un aparato "emisor de telegrafía sin hilos", gracias a ella, Marconi pudo crear y transmitir ondas electromagnéticas.

Aparato de telegrafía inalámbrico de Marconi (emisor)
Fonógrafo de Edison "Tin Foil"

Hay avances tecnológicos que marcan una época, uno de ellos es el conseguir reproducir la voz humana mediante una máquina. Precisamente el "Fonógrafo de hoja de estaño 'Tinfoil Phonograph'" que podemos ver en nuestro museo es la primera máquina parlante y se atribuye a Thomas Alva Edison. También podemos contemplar un ejemplar del "Gramófono de Bell" de finales del siglo XIX.

No hay que olvidar que muchos de los aparatos expuestos tenían fines didácticos y por ello la mecánica tiene una amplia representación. Inventos de la antigüedad como el "Tornillo de Arquímedes" y otros más modernos como la "Prensa Hidráulica".

Tornillo de Arquímedes
Hemisferios de Magdeburgo

Los "Hemisferios de Magdeburgo" nos recuerdan que vivimos inmersos en un profundo mar de aire sometidos a una presión que equivale a la de una columna de Mercurio de 760 mm de alto.

El ser humano permaneció esclavo de su trabajo hasta que consiguió que las máquinas trabajaran por él. La primera Revolución Industrial fue posible gracias al aprovechamiento de la energía liberada por el vapor de agua. Las "Máquinas de Vapor" cambiaron la historia de la humanidad y en el Museo podemos contemplar varios ejemplares a escala de estas máquinas, que funcionan perfectamente.

Máquina de vapor vertical
Tabla Periódica

La Ciencia está en continua evolución, cosa que podemos constatar observando la "Tabla Periódica" que pende de una de las paredes, Se puede situar entre los años 1925 y 1937 por los elementos que figuran en ella.

En uno de los extremos aparecen los retratos de tres insignes científicos Canarios: D. Agustín de Bethencourt, D. Antonio de Viera y Clavijo y Don Antonio González, que nos indica que si bien en la periferia de Europa siempre existieron en nuestras Islas, personas que hicieron de la Ciencia su razón de ser.

Para concluir esta breve presentación no podemos olvidar las vitrinas dedicadas a la "Agricultura y Técnicas Agrícolas". En efecto, con la aplicación de la "Ley de Instrucción Pública de 1857", se establecen en el Instituto de Canarias el estudio de profesiones industriales, concretamente el de "Peritos Agrimensores", para ello se dotó al Centro de numerosas maquetas de diversos artilugios agrícolas, construidos tanto en madera como en latón y que podemos admirar en uno de los laterales del museo.

Arado de rejas reversible
 

Fecha de creación: 24-junio-2012
Última actualización: 22-marzo-2016
© IES Canarias Cabrera Pinto
Webmaster: Asociación de Amigos del Patrimonio Histórico y Museístico del IES. Canarias Cabrera Pinto