Acceder al contenido Menú secundario

Desde 1821
Sala Blas Cabrera Felipe
IES Canarias Cabrera Pinto

Proporcionado por Google

Arado de vertedera fija sin ruedas

Arado de vertedera fija sin ruedas

Autor:

Descripción: Carece de ruedas y las guías del arado son mucho más largas y poderosas. Se utiliza preferentemente para los terrenos pedregosos.


Material: Metal.
Nº de catálogo: 590.
Fecha de adquisición: 1883.
Fabricado por: Victoriano Cameco, Valladolid.

65
21
17
Arado de vertedera fija sin ruedas

Así era descrito en los libros de la época:

El representado en la figura 31 carece de ruedas, sus manceras son mucho mas largas y poderosas, y se utiliza especialmente para los terrenos pedregosos.

Arado de vertedera fija sin ruedas

MUÑOZ Y RUBIO, P. J. (1864), Material agricola. Madrid, Imprenta de Tomas Nuñez. pp. 38-39.

No debe pensarse, sin embargo, que sean muy grandes las diferencias que existen entre los antiguos y los modernos arados.

[...]

Arado de vertedera fija sin ruedas

El conjunto del grabado (figura 46) hace ver la disposición general de todas las piezas, que clasificaremos de este modo: 1.° Piezas esenciales ó de trabajo, consistentes en la cuchilla, la reja y la vertedera. 2.° Piezas de ensambladura ó de reunion, que vienen á ser el talon ó dental, el montante ó cuerpo del arado y la cama ó timon-partido. 3.° Piezas reguladoras, en la rueda del ante-tren y en el graduador R, al extremo del timón, que suspende las varillas de tiro, cuya inserción se halla en la parte inferior de la cama. 4.° Piezas de dirección ó de gobierno, que se reducen á las manceras M M, ó especie de doble esteva.

ABELA Y SAINZ DE ANDINO, E. (1877), Agricultura elemental. Parte segunda. Madrid, Librería de Gregorio Hernando. pp. 221-223.

La disposición de la vertedera en estos instrumentos obliga a ejecutar las besanas rectangulares ó en redondo, lo cual es un inconveniente en ciertos casos, y contraria las costumbres de los gañanes.

Arados modernos. (1887), En: Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano de Literatura, Ciencias y Artes, Tomo segundo, 1ª ed. Barcelona, Montaner y Simón, editores. pp. 472.

La vertedera moderna, que ha sustituido á las orejeras de los arados antiguos, no es otra cosa que una lámina de hierro ó acero, más ó menos alabeada, que se coloca á continuación de la reja: recibe sin violencia el prisma de tierra que ésta levanta, el cual se va elevando por la suave curva que aquélla toma hasta formar con el terreno un ángulo de 45º, con cuya inclinación lo vierte y deposita sobre su superficie.

DE BENITO Y LÓPEZ ESCRIBANO, G. (1896), Tratado de Agricultura elemental. 6ª ed. Valladolid, Imprenta y librería de José Manuel de la Cuesta. pp. 97.


Fecha de creación: 13-marzo-2016
Última actualización: 19-marzo-2017
© IES Canarias Cabrera Pinto
Webmaster: Asociación de Amigos del Patrimonio Histórico y Museístico del IES. Canarias Cabrera Pinto