Acceder al contenido Menú secundario

Desde 1821
Sala Blas Cabrera Felipe
IES Canarias Cabrera Pinto

Proporcionado por Google

Aparato de choques

Aparato de choques

Autor: Isaac Newton (1643-1727). Físico y matemático inglés, considerado el padre de la Física moderna.

Descripción: Este aparato está formado por una serie de bolas de acero suspendidas de un bastidor con hilos finos. Se utiliza para demostrar la trasmisión de energía en los choques elásticos. Con este aparato se demuestra la ley de conservación de la energía. Este aparato, también denominado Cuna de Newton.


Material: Madera, acero y seda.
Nº de catálogo: 28.
Fecha de adquisición: 1907.
Fabricado por: Sin datos disponibles.

42
27
72
Aparato de choques

Así era descrito en los libros de la época:

[...] Si en el aparato (fig. 127) se aparta de las otras una de las bolas de marfil y se la deja luego caer, queda quieta después del choque, y la más distante á la que trasmiten el impulso las intermedias, sube próximamente á igual altura que la de donde cayó la primera.

VALLADARES, B. (1900), Tratado de física elemental. Bilbao, Imprenta del Corazón de Jesús. pp. 143.

Appareil (fig. 72) à sept billes d’ivoire égales en diamètre pour vérifier la transmission du choc par des masses égales

Aparato de choques

Aparato (fig. 72) a siete cuentas de marfil de igual diámetro para verificar la transmisión del choque con masas iguales

LES FILS D'ÉMILE DEYROLLE. (1910), Catalogue méthodique: Physique. Paris, Evreux, imprimerie Paul Hérissey. pp. 16.

Así funciona

“Here are two ivory balls,” said he, “suspended by threads; I shall draw one of them, A, a little on one side; now I let it go, it strikes, you see, against the other ball, B, and drives it off to a distance equal to that through which the first ball fell; but the motion of A is stopped, because, when it struck B, it received in return a blow equal to that it gave, and its motion was consequently destroyed. To extend the experiment, here are six ivory balls hanging in a row; I will draw the first out of the perpendicular, and let it fall against the second; see! see! none of the balls appear to move except the last, which you perceive flies off as far as the first ball fell. I should like to hear you explain this.”

Tom observed, that when the first ball struck the second, it received a blow, in return, which destroyed its motion; and that the second ball, although it did not appear to move, must have struck against the third, the reaction of which set it at rest; that the action of the third ball must have been destroyed by the reaction of the fourth, and so on, until motion was communicated to the last ball, which not being reacted upon flew off.

Mr. Seymour commended Tom for his explanation; but he begged him to understand that such an effect only occurred when the balls were elastic; and he proceeded to exhibit the difference between elastic and inelastic bodies by another experiment. “When you raise one of these inelastic balls, made of clay, out of the perpendicular, and let it fall against the other, E, the action and reaction not being augmented by the force of elasticity, are insufficient to destroy the motion of the former; only part of the motion D will, therefore, be communicated to E, and the two balls will move together to d e, which are less distant from the vertical line than the ball D was before it fell.”

Choque elástico de dos bolasChoque elástico de seis bolasChoque inelástico de dos bolas

"Aquí hay dos bolas de marfil," dijo, "suspendidas por hilos; retiraré una de ellas, A, un poco a un lado; ahora la suelto, golpea, como ves, contra la otra bola, B y la desplaza a una distancia igual a la que tenía la primera bola cuando la dejé caer; pero el movimiento de A se detiene, ya que, cuando golpeó a B, recibió a cambio un golpe igual al que dio, y su movimiento por tanto se destruyó. Para extender el experimento, aquí hay seis bolas de marfil colgadas en una fila; sacaré la primera de la perpendicular, y la dejo caer contra la segunda; ¡observa!, ¡observa!, ninguna de las bolas parece moverse, excepto la última, que percibes que sale volando tanto como cayó la primera bola. Me gustaría escuchar cómo lo explicas".

Tom indicó, que cuando la primera bola golpeó a la segunda, recibió un golpe, de retorno, que destruyó su movimiento; y que la segunda bola, aunque no parece moverse, debe haber golpeado contra la tercera, cuya reacción la puso en reposo; que la acción de la tercera bola debe de haber sido destruida por la reacción de la cuarta, y así sucesivamente, hasta que el movimiento fue comunicado a la última bola, que no sufriendo reacción se desplazó.

El Sr. Seymour elogió a Tom por su explicación; pero le pidió que entendiese que este efecto sólo se produjo porque las bolas eran elásticas; y procedió a exponer la diferencia entre cuerpos elásticos e inelásticos con otro experimento. "Cuando elevas una de estas bolas inelásticas, hechas de arcilla, fuera de la perpendicular, y la dejas caer contra la otra, E, la acción y la reacción no están aumentadas por la fuerza de elasticidad, son insuficientes para destruir el movimiento de la anterior; sólo una parte del movimiento D se comunicará, por tanto, a E, y las dos bolas se moverán juntas a d e, que son menos distantes de la línea vertical que lo era la bola D antes de que cayera".

AYRTON PARIS, J. (1839). Philosophy in Sport Made Science in Earnest. Being an Attempt to Illustrate the First Principles of Natural Philosophy by the Aid of Popular Toys and Sports. London, Harvey and Darton, pg 178-179.

Aparato de choques en otros institutos históricos


Fecha de creación: 24-junio-2012
Última actualización: 30-marzo-2017
© IES Canarias Cabrera Pinto
Webmaster: Asociación de Amigos del Patrimonio Histórico y Museístico del IES. Canarias Cabrera Pinto