Acceder al contenido Menú secundario

Desde 1821
Sala Blas Cabrera Felipe
IES Canarias Cabrera Pinto

Proporcionado por Google

Excitador simple

Excitador simple

Autor: Charles-Augustin de Coulomb (1736-1806). Matemático, físico e ingeniero francés.

Descripción: Basado en el mismo fundamento científico que el excitador con mango de vidrio es ligeramente distinto ya que no presenta mango aislante. Para su funcionamiento o bien actuamos con masa o bien lo colocamos sobre un soporte antes de la descarga.

Aparatos relacionados: Para descargar electricidad


Material: Latón.
Nº de catálogo: 492.
Fecha de adquisición: Antes de 1846.
Fabricado por: Radiguet. 15 Boulevard des filles de Calvaire. Paris.

16
2
46
Excitador simple

Así era descrito en los libros de la época:

Cuando se desea descargar instantáneamente el condensador, se hacen comunicar los dos platillos por medio del escitador, denominándose así un sistema de dos arcos de laton, terminados por esferas del mismo metal y reunidos por una charnela. Cuando estos arcos poseen mangos aisladores de vidrio (fig. 446), se designa el aparato con el nombre de escitador de mangos de vidrio; y si le faltan los mangos (figura 449), se denomina escitador simple.

Excitador simple

GANOT, A. (1862), Tratado elemental de física. Madrid, Carlos Bailly-Baillière. pp. 464 y 467.

Para descargarla [la botella de Leyden] instantáneamente, se la coge con la mano (fig. 449), y se ponen en comunicacion las dos armaduras por medio del escitador simple, cuidando de tocar primero la armadura que se coge con la mano, pues de lo contrario se recibe la conmocion.

GANOT, A. (1862), Tratado elemental de física. Madrid, Carlos Bailly-Baillière. pp. 467.



Se descarga [la batería] por medio de un excitador de mangos de vidrio (fig. 150), porque de otro modo puede ser muy peligrosa esta operación.

PICATOSTE, F. (1889), Elementos de Física y Química. Madrid, Librería de la Viuda de Hernando y C.ª. pp. 142.

Para lo primero [descarga repentina de un condensador] basta poner en comunicación eléctrica sus armaduras, lo que suele hacerse, cuando la carga no es pequeña por medio de un excitador, que consta de dos arcos de latón articulados como un compás y terminados por bolas metálicas,[...]. Y si la carga es considerable hay que usar el excitador de mangos de vidrio (figura 473), porque en el otro, á pesar de ser la conductibilidad del metal muy superior á la del cuerpo humano, hay derivación por las manos en las grandes tensiones.

ESCRICHE, T. (1899), Elementos de Física y nociones de Química. Barcelona, Imprenta de Pedro Ortega. pp. 395.

Las baterías de superficie [varias botellas de Leyden unidas en paralelo], deben descargarse con el excitador de mangos de vidrio AOB (fig. 544), que no se diferencia del simple sino en el mayor tamaño y en que lleva dos mangos aisladores, para manejarlo sin sentir la descarga.

VALLADARES, B. (1900), Tratado de física elemental. Bilbao, Imprenta del Corazón de Jesús. pp. 521.

El modo más frecuente de descargar los condensadores es haciendo saltar la chispa eléctrica entre las armaduras, lo que sucede a causa de vencerse la resistencia del dieléctrico, y se practica cogiendo la botella con una mano por la armadura externa y aproximando la otra a la interna (figura 173); si bien, para evitar las conmociones desagradables que acompañan a la descarga, se suele realizar ésta valiéndose de una especie de compás metálico [...] el llamado excitador, que está comúnmente provisto de mangos aisladores de vidrio [...] que permite hacer la descarga A, sin ningún cuidado.

BLANCO, R. (1913), Elementos de física y nociones de meteorología. Madrid, Imprenta hijos de Gómez Fuentenebro. pp. ?.

Manual de uso

Cuando se descarga por este medio la botella de Leyde, teniéndola en la mano (fig. 543), debe tocarse primero con un brazo del excitador, la armadura que está en contacto con la mano, é ir luego acercando el otro á la otra armadura. Antes de que llegue á tocarla, salta una fuerte chispa. Si se hace al revés, la botella se descarga por el cuerpo del que la tiene.

Se puede también descargar la botella de Leyde, cerrando el circuito entre sus armaduras, por el intermedio de varias personas puestas en corro, cogiéndose de las manos unas á otras. La que tiene la botella, toca con su armadura interior la mano libre de la persona que ocupa el úllimo lugar; y sienten todas una sacudida momentánea, más ó menos fuerte, según sea la carga de la botella.

VALLADARES, B. (1900), Tratado de física elemental. Bilbao, Imprenta del Corazón de Jesús. pp. 520-521.


Fecha de creación: 30-mayo-2014
Última actualización: 04-agosto-2017
© IES Canarias Cabrera Pinto
Webmaster: Asociación de Amigos del Patrimonio Histórico y Museístico del IES. Canarias Cabrera Pinto