Acceder al contenido Menú secundario

Desde 1821
Sala Blas Cabrera Felipe
IES Canarias Cabrera Pinto

Proporcionado por Google

Areómetro de Nicholson

Areómetro de Nicholson

Autor: William Nicholson (1753-1815). Químico e ingeniero inglés.

Descripción: Consta de un cilindro hueco, su extremo superior se prolonga en una varilla que sostiene el platillo destinado a contener las pesas, y del inferior pende un cono lastrado con plomo, para que el aparato se mantenga vertical al flotar en el agua.
Se utilizaba para determinar el peso específico de los cuerpos más ligeros que el agua.

Aparatos relacionados: Para determinar los pesos específicos de los sólidos y de los liquidos


Material: Metal (ambos).
Nº de catálogo: 178 y 194.
Fecha de adquisición: Antes de 1846 (ambos).
Fabricado por: Les fils d'Émile Deyrolle. 46, Rue du Bac. Paris (ambos).

7,5
7,5
30
5,5
5,5
20
Areómetro de Nicholson

Areómetro de Nicholson

Así era descrito en los libros de la época:

El areómetro de Nicholson es un aparato flotador que sirve para determinar los pesos específicos de los sólidos. Consta de un cilindro hueco B de hojalata (fig. 66) terminado por un cono C lleno de plomo. Tiene este por objeto lastrar el aparato de manera que su centro de gravedad se encuentre debajo del de presion, que es requisito necesario para la estabilidad del equilibrio (98). En la parte superior termina el aparato por un vástago y un platillo A, que recibe las pesas y el cuerpo cuyo peso específico se busca. Finalmente, en el vástago se nota un punto de enrase, en o, que sirve para indicar cuando el aparato está sumergido segun la misma cantidad.

GANOT, A. (1862), Tratado elemental de física. Madrid, Carlos Bailly-Baillière. pp. 77.

Sin embargo, se prefiere [para determinar el peso específico de los sólidos] el empleo del gravímetro de Nicholson, que consiste en un cilindro metálico y hueco B (fig. 36), cerrado por dos conos y terminado en un extremo por una varilla con un platillo A y pendiente del otro una cápsula ó rejilla con un cono C de plomo. [...]

PICATOSTE, F. (1889), Elementos de Física y Química. Madrid, Librería de la Viuda de Hernando y C.ª. pp. 45-46.

[...] lo usan bastante los mineralogistas por ser muy portátil y servir de balanza. [...]

VALLADARES, B. (1900), Tratado de física elemental. Bilbao, Imprenta del Corazón de Jesús. pp. 185.

Aréomètre de Nicholson (fig. 126) dit Aréomètre-Balance de Charles ou Balance hydrostatique de Nicholson, en fer-blanc verni, avec étui servant d'eprouvette.

Aerómetro de Nicholson

Areómetro de Nicholson (fig. 126) denominado Areómetro-Balanza de Charles o Balanza hidrostática de Nicholson, en estaño pintado, con la caja que sirve de probeta.

LES FILS D'ÉMILE DEYROLLE. (1910), Catalogue méthodique: Physique. Paris, Evreux, imprimerie Paul Hérissey. pp. 28.

Manual de uso

Aerómetro de Nicholson. ExperimentoPara proceder al esperimento, se busca primero el peso que necesita el platillo A para el enrase del areómetro, pues, cuando está vacío, sale en gran parte fuera del agua. Si este peso es, por ejemplo, de 125 gramos, y si se busca el peso específico del azufre, se toma un fragmento de este que no llegue á 125 gramos, se le coloca en el platillo A, y se añaden pesas hasta que enrase de nuevo el areómetro. Si ha habido que añadir, v. gr., 55 gramos, claro está que el peso del azufre es la diferencia entre 125 y 55, es decir, 70 gramos. Determinado así, el peso del azufre al aire libre, falta buscar el de un volúmen igual de agua. Al efecto, se traslada el pedazo de azufre del platillo A al inferior C, en el punto m, y á pesar de que no varió el peso del instrumento, se nota que no enrasa, porque el azufre pierde dentro del agua una parte de su peso igual al del agua desalojada. Si para restablecer el enrase hay que añadir 34gr,4, este número será el gue represente el peso de un volúmen de agua igual al del azufre. Divídase, pues, el peso 70 gramos del azufre al aire libre por 34gr,4, y resultará 2,03, peso específico del azufre.

Si la sustancia cuyo peso específico se busca es mas ligera que el agua, tiende á sobrenadar, y no se queda en el platillo inferior C; pero entonces se le añade á este una rejilla de alambre, que se opone al ascenso del cuerpo, y la esperiencia se efectúa como antes.

GANOT, A. (1862), Tratado elemental de física. Madrid, Carlos Bailly-Baillière. pp. 77-78.


Fecha de creación: 24-junio-2012
Última actualización: 04-agosto-2017
© IES Canarias Cabrera Pinto
Webmaster: Asociación de Amigos del Patrimonio Histórico y Museístico del IES. Canarias Cabrera Pinto